Prevención de la obesidad
La obesidad es una enfermedad crónica que afecta a un número cada vez mayor de niños , adolescentes y también de adultos. Se considera que el 15 por ciento de los niños entre los 6 y los 19 años tienen exceso de peso, en comparación con más del 60 por ciento de los adultos que se consideran con exceso de peso u obesos. Se esta observando la aparición temprana de la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y la depresión relacionada con la obesidad en niños y adolescentes. Cuanto más tiempo sea obesa una persona, más significativos se vuelven los factores de riesgo relacionados con la obesidad. La prevención es extremadamente importante debido a los trastornos y las enfermedades crónicas asociadas con la obesidad y a la dificultad de tratarla. Una razón fundamental por la que la prevención de la obesidad es esencial para los niños es que se cree que la probabilidad de que la obesidad infantil persista en la edad adulta aumenta, de aproximadamente un 20 por ciento a los cuatro años de edad, a un 80 por ciento en la adolescencia.

Bebés:
Los bebés amamantados tienen de un 15 a un 25 por ciento menos probabilidades de llegar a tener exceso de peso, y los que son amamantados durante más de seis meses tienen de un 20 a un 40 por ciento menos probabilidades. Por lo tanto, cuanto más tiempo se amamante a un bebé, menores serán las probabilidades de que éste tenga exceso de peso en el futuro.

Niños y adolescentes:
En general, los jóvenes engordan o se vuelven obesos por no realizar suficiente actividad física y tener malos hábitos de alimentación. La genética actuá como predisponente, pero el estilo de vida también contribuyen con el peso de un niño. Las recomendaciones para la prevención del sobrepeso y la obesidad durante la niñez y la adolescencia incluyen:
Actúe gradualmente para modificar los hábitos alimentarios y los niveles de actividad de la familia en vez de concentrarse en el peso del niño.
Sea un modelo de conducta. Los padres que comen alimentos saludables y participan en actividades físicas dan un ejemplo, en consecuencia, es más probable que un niño los imite.
Fomente la actividad física. Los niños deben tener 60 minutos de actividad física moderada la mayoría de los días de la semana. Más de 60 minutos de actividad puede favorecer la pérdida de peso y el mantenimiento posterior.
Reduzca el tiempo de “pantalla” frente al televisor o la computadora a menos de dos horas diarias.
Aliente a los niños a comer sólo cuando tengan hambre y a hacerlo despacio.
Evite utilizar la comida como recompensa o castigo.
Tenga leche descremada, fruta fresca y vegetales en la nevera en vez de refrescos y bocadillos con alto contenido de azúcar y grasas.
Sirva al menos cinco porciones diarias de frutas y vegetales.
Aliente a los niños a beber agua en vez de bebidas dulces, como refrescos, bebidas deportivas y jugos de frutas.

Adultos:
Muchas de las estrategias que favorecen el adelgazamiento y que evitan recuperar el peso perdido ayudan a prevenir la obesidad. Mejorar los hábitos alimentarios y aumentar la actividad física desempeñan un papel fundamental en la prevención de la obesidad. Las recomendaciones para los adultos incluyen:
Comer entre cinco y nueve porciones diarias de frutas y vegetales. Una porción de vegetales equivale a una taza de vegetales crudos o media taza de vegetales cocidos o de jugo de vegetales. Una porción de fruta equivale a una fruta fresca de tamaño pequeño o mediano, media taza de frutas en lata o frescas o de jugo de fruta, o un cuarto de taza de frutas deshidratadas.
Escoja alimentos con granos enteros como el arroz y el pan integral. Evite los alimentos muy elaborados con azúcar blanca refinada, harina y grasas saturadas.
Pese y mida los alimentos para poder comprender los tamaños de las porciones. Por ejemplo, una porción de 85 gramos (3 onzas) de carne tiene el tamaño de una baraja de naipes. Evite las porciones extremadamente grandes de los menús.
Equilibre la “chequera” alimentaria. Ingerir más calorías que las que se consumen provocará el aumento de peso. Controle su peso con regularidad.
Evite los alimentos con “densidad energética” elevada o con muchas calorías en una pequeña porción. Por ejemplo, una hamburguesa grande con queso con una porción grande de papas fritas tiene casi 1.000 calorías y 30 gramos o más de grasa. Si pide un sándwich de pollo a la parrilla o una hamburguesa simple y una pequeña ensalada con un aderezo de bajas calorías, evitará ingerir cientos de calorías y eliminará gran parte de la ingesta de grasa. Como postre, coma una fruta o un trozo de torta de cabello de ángel en vez del postre especial “chocolate mortal” o tres porciones de pastel casero.
Recuerde que se puede lograr mucho con el tamaño de las porciones.
Acumule al menos 30 minutos de actividad de intensidad moderada la mayoría, o mejor aún, todos los días de la semana. Caminar un kilómetro y medio (una milla) en quince minutos o trabajar en el jardín son ejemplos de ejercicios de intensidad moderada.
Busque oportunidades durante el día para realizar 10 ó 15 minutos de algún tipo de actividad, como dar una vuelta a la manzana caminando o subir y bajar las escaleras.

Peso excesivo no es lo mismo que obesidad
Se considera obesa a una persona con un Índice de Masa Corporal (IMC) igual o superior a 30 kg por metro cuadrado.
Existen co- morbilidades o enfermedades causada por la propia obesidad, las relacionadas y las complicadas por la obesidad.
El riesgo de la obesidad depende en gran medida de la localización de la grasa, siendo aquélla que se acumula en el abdomen la que afecta en mayor medida al corazón.

¿Qué es la obesidad abdominal?
Los pacientes que tienen aumento de la grasa abdominal presentan un incremento importante del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Por ello, mantener el peso dentro de unos límites razonables es muy importante para el normal funcionamiento del corazón, los vasos sanguíneos, el metabolismo, los huesos y otros órganos de nuestro cuerpo.

Las personas con exceso de peso tienen que saber dónde se centra su problema de obesidad:
Obesidad periférica o ginrcoide. Grasa acumulada en glúteos, muslos y brazos.
Obesidad central, abdominal o androide. Grasa acumulada en el abdomen.

¿Cuál es el perímetro abdominal normal?
El perímetro abdominal es una medida antropométrica que permite determinar la grasa acumulada en el cuerpo. En la mujer es 88 centímetros y en el hombre, 102 centímetros. Si en una persona con exceso de peso el perímetro abdominal es menor que los valores mencionados se habla de obesidad periférica, mientras que se habla de obesidad central cuando el perímetro abdominal es mayor.

¿Cómo medir el perímetro abdominal?
La persona debe estar de pie, y después de haber expulsado el aire, debe rodear su abdomen con la cinta métrica a la altura del ombligo.

¿Que es el Indice de Circunferencia Abdominal ?

La Circunferencia de Cintura (CC) y el Indice de Cintura Cadera(ICC) son indicativos de la Distribución de la Grasa corporal, relacionados con la circunferencia abdominal, que forman parte de las medidas usadas para determinar si una persona padece de Obesidad. Estudios cientificos han demostrado que ha mostrado que la obesidad central de la zona abdominal, esta relacionada con problemas cardiovasculares, y en algunos casos es mucho mejor indicador que el IMC.

Circunferencia de Cintura
La fórmula para la Circunferencia de Cintura (CC) es simplemente la medida realizada con una cinta metrica ajustada alrededor de la cintura. Si esta medida es mayor a 88 cm. en las mujeres, o es mayor a 102 cm. en los hombres, se dice que la persona tiene un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.
Indice de Cintura Cadera
La fórmula para el Indice de Cintura Cadera(ICC) se calcula como el perímetro de cintura medido en centímetros, divido por el perímetro de cadera medido en centímetros.
Para su obtención se necesita una cinta métrica ajustada milimétricamente, el paciente debe estar de pié y con los brazos relajados a ambos lados del cuerpos. El perímetro de la cintura es la circunferencia mínima entre el reborde costal y la cresta ilíaca; el perímetro de la cadera es la circunferencia máxima entre la cintura y los muslos. Se ha establecido como factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades asociadas a la obesidad cuando el ICC resulta mayor de 0.9 en mujeres y mayor de 1.0 en varones.

Por qué hay que controlarlo?
La obesidad central tiene peores consecuencias para el metabolismo, ya que favorece el desarrollo de diabetes y gota. Además quienes la padecen tienen altas posibilidades de acumular grasa también en otros órganos vitales, lo que favorece la aparición de enfermedades cardiovasculares.
Las personas obesas suelen tener asociados otros factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial.
Se estima que la hipertensión es 2,5 veces más frecuente en los obesos que en las personas de peso normal.
Entre los obesos, es mayor la incidencia del tipo androide que del ginecoide. A igualdad de peso, los primeros tienen mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.
Los estudios llevados a cabo en países occidentales han mostrado una relación entre obesidad y mortalidad.

¿Cómo evitar la obesidad abdominal?
Practicando una dieta cardiosaludable .
Realizando ejercicio físico de forma regular.

LA OBESIDAD Y SUS CONSECUENCIAS
Enfermedades Causadas por la obesidad:
A nivel respiratorio provoca insuficiencia respiratoria con hipoventilación y apneas de sueño y una mayor incidencia de asma bronquial.El aumento de grasas en la pared torácica , aumenta la retención de CO2, , disminuye la elasticidad , provoca acidosis respiratoria y somnolencia.
A nivel osteoarticular: provoca osteoartrosis de las articulaciones que soportan un peso excesivo (rodillas, caderas, tobillos) .
A nivel de la piel: se presentan dermatosis como intertrigos – micosis en los pliegues, acantosis.
Se acrecientan las Hernias hiatales por aumento de presión intraabdominal, la incontinencia de orina de esfuerzo por infiltración de grasas del suelo pelviano, la infertilidad, enfermedades tromboembólicas de miembros inferiores, flebitis graves,varices, ulceras, obstrucciones de carótida, y en 2% el tromboembolismo pulmonar con muerte súbita. .

Enfermedades relacionadas con la obesidad
Diabetes: aumenta la insulina circulante, con una disminucion de los receptores en los adipocitos, aumneta la resistencia a la insulina y aumenta la glucosa en sangre. .
Dislipemia: aumenta el colesterol, los trigliceridos y la LDL y disminuye los HDL .Un 10 % de aumento de peso , produce un aumento de 12 ng/dl de colesterol. .
Hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares.
Enfermedades Complicadas por la obesidad:
Dificultades en el diagnostico de enfermedades.
Aumento de riesgo quirúrgico.
Problemas psicosociales: depresión, melestar somático, rechazo social.
Ansiedad, hiperfagia, baja autoestima.
Trastornos sexuales.

TIPOS DE TRATAMIENTOS

Dieta hipocalórica: La obtención de un balance calórico negativo es esencial para obtener una reducción de peso adecuada. La dieta debe ser individualizada, ya que cada paciente tiene diferente gasto energético (el ideal es medirlo con Calorimetría Indirecta). El balance calórico negativo se logra habitualmente con dietas entre 800 a 1500 calorías día.

Actividad Física : Es fundamental para el balance calórico negativo, produce cambios metabólicos favorables y es clave para la mantención posterior del peso. Debe realizarse por lo menos 3 veces por semana y debe ser guiado y supervisado por un kinesiólogo o profesor de educación física con experiencia en obesos.

Trabajos grupales: Destinados a la educación nutricional y fomentar cambios de hábitos.

Tratamiento farmacológico: Se reserva para pacientes con trastornos del apetito o con gran dificultad a adherir a la dieta. Es fundamental comprender que no existe una pastilla mágica para bajar de peso, sino que es un complemento del tratamiento. Deben usarse medicamentos con eficacia clínica demostrada y exentos de efectos adversos, ya que por ser la obesidad una enfermedad crónica muchas veces estos medicamentos deben usarse por largo tiempo.

Tratamiento quirúrgico: Se reserva para pacientes con un Indice de Masa Corporal superior a 40 (IMC > 40)xceso de peso de 45 Kg o sobrepeso del 200% del peso ideal mantenido durante más de 5 años, que han fracasado al tratamiento médico o dietético correctamente realizado; de edad superior a los 15-18 años e inferior a los 50-55 años; que tengan un consentimiento psicológico adecuado y ausencia de transtornos psiquiátricos y un riesgo quirúrgico y anestésico aceptable. Algunos pacientes con IMC entre 35 y 40 son evaluados parta estos tipos de tratamiento cuando poseen otra patología que se beneficiaría con la baja de peso.

Hay dos mecanismos fundamentales por los que la cirugía puede conseguir una pérdida de peso importante: restringiendo el aporte de alimentos conocido como tratamiento restrictivo, o disminuyendo su absorción, conocido como tratamiento malabsortivo.
Algunas operaciones son malabsortivas puras, como la derivación yeyuno ileal.
Otras son restrictivas puras, como la gastroplastia vertical o gastrectomía en manga, o la banda gástrica ajustable.
Otras, llamadas mixtas, intentan en distinto grado explotar la asociación simultánea de los dos mecanismos: el estómago se reduce dejando una bolsa gástrica de alrededor de 30 ml , y el intestino se deriva. Las gastroplastía con by-pass gastro-yeyunal son ejemplos de ellas.

Descargar Folleto

Write a comment:

*

Your email address will not be published.