Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hipertensión arterial afecta aproximadamente a 1.000 millones de personas en el mundo y se ha convertido en la enfermedad crónica más frecuente. Gran número de los afectados desconoce que padece esta enfermedad, lo cual es preocupante, puesto que si se la controla a tiempo pueden evitarse consecuencias graves. Los especialistas afirman que cuanto más alta sea la presión arterial, mayor será la probabilidad de sufrir un infarto de miocardio, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca y enfermedad renal.

¿QUÉ ES LA PRESIÓN ARTERIAL?
Es la Presión con la cual la sangre circula dentro de nuestras arterias.

¿QUÉ ES LA HIPERTENSION ARTERIAL?
Hipertensión (HTA) o Presión Alta, se refiere al hecho de que la sangre circula por las arterias a una presión mayor que la deseable para la salud. La hipertensión Arterial no solamente es un valor elevado de cifras de presión sino que constituye una verdadera enfermedad que es padecida por aproximadamente el 27% de la población. Una tensión arterial tomada en reposo y sentado, al menos en tres días diferentes, igual o superior a 140 mm de mercurio la sistólica (conocido popularmete como “14 la alta,”) o igual o superior a 90 mm de mercurio la diastólica (“9 de baja ”) salvo en casos muy particulares, se considera Hipertensión Arterial.
La Presión Arterial está determinada por dos factores principales: a) la cantidad de sangre que circula, y b) el calibre de las arterias por las que circula. En general, cuanto más volumen de sangre circulante y cuanto menor es el diámetro por el que circula mayor es la Presión Arterial. Los riñones controlan el volumen de agua circulante y la cantidad de sal que contiene el cuerpo.
Estos dos hechos tienen efectos directos en la Presión Arterial.
Cuanta más sal en el cuerpo, más agua se retiene en la circulación, y más puede aumentar la Presión Arterial, lo cual a su vez también puede aumentar la tendencia de las arterias a hacerse más estrechas . Cuando los vasos se hacen más pequeños, el corazón tiene que trabajar más para bombear la misma cantidad de sangre, aumentando la presión con que la sangre es bombeada al resto del cuerpo. Otros factores que influyen sobre la Presión Arterial son el sistema nervioso, una serie de hormonas, y los propios vasos sanguíneos (en particular, las arterias más pequeñas).

Muchos factores pueden afectar la presión arterial, como:
Qué tanta cantidad de agua y sal uno tiene en el organismo
El estado de los riñones, del sistema nervioso o los vasos sanguíneos
Los niveles de diferentes hormonas en el cuerpo
A usted muy probablemente le dirán que su presión arterial está demasiado alta a medida que vaya envejeciendo, esto se debe a que sus vasos sanguíneos se vuelven más rígidos con la edad. Cuando esto sucede, su presión arterial se eleva.
La mayoría de las veces no se identifica ninguna causa de presión arterial alta, lo cual se denomina hipertensión esencial.
Usted tiene un riesgo más alto de sufrir hipertensión arterial si:
Es obeso.
Con frecuencia está estresado o ansioso.
Toma demasiado alcohol.
Come demasiada sal en la dieta .
un antecedente familiar de hipertensión arterial.
Tiene diabetes.

La hipertensión causada por otra afección médica o medicamento se denomina hipertensión secundaria y puede deberse a:
Trastornos de las glándulas suprarrenales.
Hipertensión en el Embarazo ( pre-eclampsia).
Medicamentos como píldoras anticonceptivas algunos medicamentos para el resfriado y medicamentos para la migraña.
Enfermedad renal crónica.
Estrechamiento de la arteria que suministra sangre al riñón.
Trastornos de las glándulas paratiroides.
Tabaquismo.

¿Qué síntomas produce?
La hipertensión arterial (HTA) es un de los problemas médicos más comunes y preocupantes,de la población mundial. . Porque es silencioso la mayor parte del tiempo, no hay síntomas y solamente reconocido por las lesiones de los órganos afectados.
La sintomatología que puede acompañar a la hipertensión arterial es muy variada. Puede ocurrir que no dé ningun síntoma y su descubrimiento sea casual (por revisiones médicas de rutina , cirugías, etc.) pero en otras ocasiones, se descubre a raíz de la presencia de :
Dolor de cabeza
Náuseas y vómitos
Hemorragias nasales espontáneas
Sensación de calor
Falta de aire
Sangrado de nariz
Enrojecimiento de la cara
Derrames en los ojos
Visión doble
Dolor en la nuca
Nerviosismo
Sensación de inquietud
Sudoración profusa
Desmayos
En determinados procesos el inicio de la hipertensión puede ser brusco con elevaciones bruscas y severas de la tensión arterial en forma de crisis., acompañadas de dolor de cabeza intenso, sensación de frialdad y angustia, palpitaciones, temblor.
La HTA es una molestia vascular de todo el organismo y deja marca en todos los órganos afectados: corazón, cerebro, riñones, vasos, y visión.
Debido a que no hay ningún síntoma o pasan desapercibidos, las personas pueden desarrollar cardiopatía y problemas renales sin saber que tienen hipertensión arterial
Si usted tiene un dolor de cabeza fuerte, náuseas o vómitos, confusión, cambios en la visión o sangrado nasal, puede tener una forma grave y peligrosa de hipertensión arterial. Consulte con un Medico !!

Consecuencias y complicaciones de la hipertensión arterial
La presencia de una presión excesiva de la sangre daña de forma importante el sistema vascular, sobre todo cuando no es controlada, y debido a la lesión de ese sistema cualquier órgano puede resultar afectado.

Agudas. Ocurren cuando la tensión arterial presenta elevaciones severas alcanzando cifras máximas de 200 mmHg, y mínimas de 120 mmHg. Es lo que se denomina crisis hipertensiva, que dependiendo del momento en que aparezca ( en un embarazo) o de los síntomas que presente (alteraciones de la visión, disminución del nivel de conciencia o dolor precordial) se denominará urgencia o emergencia hipertensiva. La aparición de una urgencia o emergencia requiere un actuación médica inmediata.

Crónicas. Las complicaciones crónicas de la hipertensión arterial, dependerán del control que se haya hecho de la misma, o de que se asocie a otras enfermedades, principalmente metabólicas. El deterioro de las arterias se debe en gran parte al desarrollo de ateroesclerosis, una enfermedad grave que evoluciona más rápido cuando co-existen con trastornos de las grasas y azúcares.(dislipemias y diabetes)

Cuando su presión arterial no está bien controlada, usted está en riesgo de sufrir :
Sangrado de la aorta, el vaso sanguíneo grande que suministra sangre al abdomen, a la pelvis y a las piernas.
Enfermedad renal crónica El riñón recibe un excesiva presión de la sangre, destruyéndose sus unidades funcionales y desarrollando una insuficiencia renal progresiva con pérdida de proteínas y un peor manejo de la sal y de los líquidos (agravándo la hipertensión arterial).
Ataque cardíaco e insuficiencia cardíaca La presión alta obliga al corazón a realizar un mayor trabajo para bombear la sangre. Por este esfuerzo la pared muscular del corazón aumenta de tamaño precisando más sangre para alimentarse. Esa sangre proviene de las coronarias, unos vasos que también resultan dañados por la hipertensión arterial y las posibles enfermedades metabólicas asociadas, como dislipemias, diabetes… Como consecuencia el esfuerzo mas una falta de riego sanguíneo al musculo del corazón o isquemia de forma aguda deriva en una angina o infarto agudo de miocardio, mientras que a largo plazo lleva a un agotamiento del órgano y a la insuficiencia cardíaca.
Arritmias cardiacas:La elevación crónica de la presión produce un aumento del consumo de oxígeno y de la tensión por el musculo cardíaco, esto engrosa la pared del ventriculo izquierdo, lo cual se asocia a una alta incidencia de arritmias.
Mala circulación a las piernas la aterosclerosis en arterias periféricas sobre todo en los miembros inferiores,produce problemas de circulación en las piernas (claudicación) , formación de coágulos, y lesiones ulcerosas .
Accidente cerebrovascular (ACV)El sistema arterial del cerebro se deteriora no llegando bien la sangre a determinadas áreas con fenómenos trombóticos o formación de coágulos generándose uno o varios infartos cerebrales (unas veces importantes y otras veces pequeños pero repetidos )que en forma crónica pueden llevar a una situación de demencia, o bien la ruptura de alguna arteria favorecida por la excesiva presión de la sangre, producirá una hemorragia cerebral.
Problemas con la visiónLa vista resulta dañada debido a que los pequeños vasos de la retina sufren también con la presión excesiva.
La hipertensión arterial aumenta la probabilidad de sufrir un accidente cerebrovascular, un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, enfermedad renal y la muerte temprana. Contrólese!!

¿Qué es el riesgo vascular?
Es el riesgo de sufrir un deterioro importante del sistema vascular. Ese deterioro viene a través del desarrollo de una arteriosclerosis. La arteriosclerosis es la destrucción progresiva de la pared de los vasos sanguineos mediante la formación de placas o acúmulos de lípidos o grasas dentro de la pared arterial llamadas “ateromas”. Ese acúmulo produce una irregularidad en la superficie interna del vaso que interfiere con el flujo de la sangre, volviéndolo turbulento. Ese flujo turbulento es capaz de producir una mayor lesión de esa pared. Al crecer la placa de ateroma puede soltarse hacia la sangre y es capaz de interrumpir la llegada de sangre a otros sitios.

Cuándo contactar a un profesional médico
Incluso, si no le han diagnosticado hipertensión arterial, es importante hacerse revisar la presión durante los chequeos anuales, especialmente si alguien en la familia tiene o ha tenido hipertensión. Si le han diagnosticado que tiene la presión alta , contrólese periódicamente, lleve un registro: ANOTE en una libreta que presión tiene cada vez que se la midan, esto servirá a su médico para ver el tratamiento a seguir o si necesita modificar el mismo. Llame o concurra al médico de inmediato, si realiza un control y la presión arterial sigue siendo alta.

Prevención
Los adultos mayores de 18 años deben hacerse revisar la presión arterial de manera regular. Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a controlar la presión arterial. Siga las recomendaciones del médico para modificar, tratar o controlar posibles causas de hipertensión arterial.

Pruebas y exámenes
El médico revisará la presión arterial varias veces antes de diagnosticar la hipertensión arterial. Es normal que su presión arterial sea distinta dependiendo de la hora del día. Las lecturas de presión arterial en su casa pueden ser una mejor medida de su presión arterial corriente, que las que se toman en el consultorio médico. Si Usted es hipertenso tenga siempre a mano un tensiómetro (aparato que mide la presión) . Es muy fácil de usar. Practique con el médico o la enfermera para verificar que esté tomando su presión arterial correctamente. El médico llevará a cabo exámenes para buscar signos de enfermedad cardíaca, daño a los ojos, niveles altos de colesterol y daño renal.

CONTROL Y TRATAMIENTO
Hay dos formas de control y tratamiento: sin y con medicamentos.
El tratamiento sin medicamento tiene como objetivo disminuir la presión ,y si posible evitar las complicaciones y los riesgos ,por medio de modificaciones en las actitudes y formas de vivir, son ellas:
Reducción del peso corporal a través de una dieta calórica controlada: sustituir las gorduras animales por óleos vegetales, disminuir los azucares y aumentar la ingestión de fibras.
Reducción del consumo de alcohol.
Ejercitarse regularmente 30-40 minutos, 3 a 5 veces por semana.
Abandono del tabaquismo.
Control de las alteraciones de los niveles altos de grasa en sangre (dislipidemias), evitando alimentos que aumentan los triglicéridos como: Azucares, miel, melaza, turrón, alcohol y los ricos en colesterol o gorduras saturadas: grasa de cerdo, leche entera, manteca, crema de leche, chorizo, salame, quesos, frituras, frutos del mar, menudos, piel de pollo, yema de huevo, carnes grasosas, maní, chocolate, helados.
Control del estrés.
Reducción de la sal de cocina, embutidos, enlatados, conservas, bacalao, y quesos salados es muy importante.
Evitar sustancias que suelen aumentar la presión arterial: anticonceptivos, antiinflamatorios, moderadores de apetito, descongestionantes nasales, antidepresivos, corticoides, derivados de la ergotamina, estimulantes (anfetaminas), cafeína, cocaína y otros.
El tratamiento medicamentoso trata de reducir las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad de los pacientes hipertensos. Hasta el momento, la reducción de las enfermedades y de la mortalidad en pacientes con hipertensión leve y moderada que cumplen con la premisa del tratamiento, la dieta y el cambio de vida sedentario, y control del estrés ,es satisfactoria.
El convencimiento de la necesidad del tratamiento de por vida, es muy importante para que se obtengan buenos resultados. Los controles médicos deben ser regulares para el acierto de la cantidad del medicamento y acompañamiento de la evolución de la enfermedad cardiovacular.

Descargar Folleto

Write a comment:

*

Your email address will not be published.