Las partículas llamadas lipoproteínas transportan el colesterol en la sangre. Hay dos tipos de lipoproteínas: LDL y HDL.
Lipoproteínas de baja densidad (LDL) constituyen la mayor parte del colesterol del cuerpo. LDL se conoce como colesterol “malo” porque al tener altos niveles puede conducir a una acumulación en las arterias y provocar enfermedades del corazón.
Lipoproteínas de alta densidad (HDL) absorben el colesterol y lo lleva de regreso al hígado, la cual elimina del cuerpo del. Los altos niveles de HDL, o colesterol “bueno”, reduce el riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

FACTORES DE RIESGO CARDIOVASCULAR
Atendiendo a los datos que apoyan la asociación entre las dislipemias con la enfermedad cardiovascular, la utilidad clínica de su valoración y la respuesta al tratamiento, los factores de riesgo pueden dividirse en 4 categorías:

FACTORES DE CATEGORIA I
Aquellos cuya corrección se ha demostrado eficaz en la prevención de riesgo cardiovascular

TABAQUISMO.

COLESTEROL DE LAS LIPOPROTEÍNAS DE BAJA DENSIDAD.
La relación entre las concentraciones de colesterol y la mortalidad coronaria es directa, continua, y no existe un valor umbral a partir del cual se inicie el riesgo de padecer una complicación isquémica de la arteriosclerosis.
Para adultos entre 35-57años, el riesgo de padecer enfermedad coronaria aumenta discreta y progresivamente entre los 150 mg/dl y 200 mg/dl. A partir de 200 mg/dl el riesgo coronario aumenta de forma más acentuada, de modo que un sujeto con colesterol entre 240 mg/dl y 300 mg/dl tiene un riesgo coronario más de cuatro veces superior al de un sujeto con un colesterol inferior a 200 mg/dl

HIPERTENSIÓN.
existe una relación directa y continua entre la presión arterial sistólica y diastólica y el riesgo cardiovascular

HIPERTROFIA VENTRICULAR IZQUIERDA:
el engrosamiento de la pared muscular de la cavidad izquierdad del corazón, producido por el esfuerzo de trabajar contra presiones elevadas., aumenta directamente el riesgo

PROTEÍNA C-REACTIVA (PCR):
la inflamación de las placas de ateroma es un fenómeno que precede a los ataques agudos cardiacos o cerebrales. La PCRse halla en la sangre como respuesta a la inflamación. La medida de la concentración plasmática de la PCR puede proporcionar un método para la detección de personas con alto riesgo de ruptura de placa y de ataques agudos cardiovasculares. se relaciona con el riesgo de enfermedad coronaria recurrente y también con el riesgo de muerte súbita en pacientes fumadores.

DIETA RICA EN GRASA Y COLESTEROL:
dietas de estas características aumentan la Concentración plasmática de LDL o “colesterol malo”

FACTORES DE CATEGORIA II:
Aquellos cuyo tratamiento es probable que disminuya el riesgo cardiovascular.
DIABETES MELLITUS: la resistencia insulínica y la hiperinsulinemia es el factor desencadenante del mayor riesgo cardiovascular de estos pacientes.
SEDENTARISMO : La actividad física, disminuye la adiposidad y la concentración de triglicéridos, aumenta el cHDL y se asocia a una menor prevalencia de HTA.
COLESTEROL DE LAS LIPOPROTEÍNAS DE ALTA DENSIDAD: La relación entre el déficit de cHDL y la arteriosclerosis ha sido demostrada
SITUACIÓN POSTMENOPÁUSICA: El déficit de estrógenos, multiplica por tres el riesgo cardiovascular .
FACTORES DE CATEGORIA III
Factores de riesgo asociados a un aumento del riesgo cardiovascular cuya modificación podría suponer una disminución del mismo.

FACTORES PSICOSOCIALES
1. Estrés: este factor interviene como posible desencadenante de episodio isquémico, y por otro lado suele condicionar hábitos de vida poco saludables.
2. Personalidad de tipo A: Es un síndrome complejo que se origina en una sensación de inseguridad y en un deterioro de la autoestima.
3. La falta de apoyo psicosocial puede tener una gran influencia en la evolución de la enfermedad coronaria: Las personas que carecen de una persona de confianza para convivir tienen una mortalidad muy superior a los pocos meses de sufrir un infarto de miocardio.
4. Depresión: Esta patología tiene alta prevalencia en los pacientes con enfermedad coronaria

TRIGLICÉRIDOS:
El exceso de triglicéridos forma parte del síndrome o conjunto de factores que se relaciona con:
Resistencia a la insulina.
Intolerancia a la glucosa.
Hiperinsulinemia.
Déficit de cHDL.
HTA
LIPOPROTEÍNA :
Podría favorecer la trombosis.
CONSUMO DE ALCOHOL : El consumo excesivo de alcohol, se asocia con mayor mortalidad cardiovascular, en parte debido al efecto tóxico del alcohol sobre el miocardio y la pared arterial; también tiene efecto aumentando la presión arterial.

FACTORES DE CATEGORIA IV:
Aquellos que no pueden ser modificados:
EDAD
SEXO MASCULINO
HISTORIA FAMILIAR DE ENFERMEDAD CORONARIA PRECOZ

DETERMINACIÓN Y EVALUACIÓN DE LOS FACTORES DE RIESGO.

Sin riesgo:
Situación deseable en la que la concentración de colesterol plasmático es inferior a 200 mg/dl, en estos casos, salvo que el paciente sea coronario, aunque existan factores de riesgo, no está establecido la intervención.

Riesgo ligero:
Individuos con concentraciones entre 200-300 mg/dl de colesterol plasmático total, sin otros factores de riesgo cardiovascular asociado. En estas circunstancias el riesgo de enfermedad cardiovascular empieza a aumentar de forma notable, pero en ausencia de factores de riesgo asociados la actitud debe ser relativamente conservadora.

Riesgo moderado:
Pacientes con concentración de colesterol plasmático total entre 200-300 mg/dl asociado a un factor de riesgo no-lipídico o una concentración c-HDL inferior a 35 mg/dl. La presencia del factor de riesgo de Enfermedad Cardiovascular, potencia el riesgo y requiere mayor atención sobre el individuo portador.

Alto riesgo:
La combinación de factores de riesgo es independiente y requiere una atención especial. Se considera que existe alto riesgo en las siguientes circunstancias:
Concentración de colesterol plasmático mayor de 300 mg/dl , concentración de colesterol plasmático 200-300 mg/dl y dos o más factores de riesgo y los Individuos que padecieron accidente cardiovascular agudo independientemente de la concentración de colesterol actual.

Abordaje integral del riesgo cardiovascular (RCV):
Diferentes estudios han mostrado que el aumento del RCV es continuo, no existiendo un umbral de seguridad por debajo del cual el riesgo sea cero, que los factores de RCV tienden a agruparse y que la presencia de varios factores de riesgo en un mismo individuo suele aumentar el RCV con un efecto multiplicador.
Las personas con valores elevados de colesterol total, que además fuesen hipertensas, multiplicaban por once el riesgo de muerte por ECV.

Por tanto, los niveles elevados de forma ligera o moderada de varios factores de riesgo multiplican el riesgo de episodios y pueden suponer un RCV mayor que presentar un solo factor muy elevado.
Abordaje integral del riesgo. El abordaje del RCV debe efectuarse de forma integral .

Tras evaluar el riesgo individual, las medidas preventivas deben incluir:
1. Intervenciones dirigidas a la modificación del estilo de vida y la adquisición de hábitos saludables. Se recomienda promover el conjunto de estilos de vida que han demostrado ser eficaces en la prevención cardiovascular:
Alimentación saludable,
Actividad fısica habitual,
Control del peso y perímetro abdominal, y
Abandono de hábitos nocivos, especialmente el tabaquismo
2. Medidas farmacológicas en los casos indicados: la disminución del RCV obtenida tratando farmacologicamente a un paciente con el colesterol muy elevado será mucho mayor si además se interviene sobre el resto de factores.
En ocasiones, no es posible reducir, a pesar de las estrategias terapéuticas, los niveles de un determinado factor de riesgo a unos niveles adecuados. En estos casos, actuar sobre los otros factores de riesgo elevados es decisivo para disminuir el riesgo global.

Tratatamiento
El tratamiento de las dislipemias, se basa en tres elementos fundamentales:
el manejo de la dieta, fármacos y ejercicio físico.
Tanto en el tratamiento primario como en el secundario, además de las normas específicas e individuales que se determinará para cada paciente, se deben dar normas de carácter general:
Puede tomar varias medidas para mantener un nivel normal de colesterol.
Hágase una prueba de sangre.
Haga ejercicio con regularidad.
No fume.
Controle la hipertensión.
Controlela resistencia insulínica.
Trate el colesterol alto.
Coma una dieta saludable, adquiera hábitos dietéticos y mantenga un peso saludable, controlando la obesidad:
Mantenga una dieta variada, con abundancia de cereales, verduras y frutas.
Reduzca el sobrepeso con una dieta baja en calorías.
Disminuya el consumo de carnes rojas y huevos (máximo 2 ó 3 por semana).
Frecuencia recomendada de carnes y aves: carnes rojas, dos días por semana; pollo o conejo, dos o tres días por semana.
Tome productos lácteos descremados. Evite la leche entera y sus derivados (helados, crema, manteca, yogures enteros, quesos grasos,…).
Consuma preferentemente aceite de oliva y evite los aceites de coco , presentes frecuentemente en productos fritos y precocinados.
Tome con frecuencia pescado y en especial el azul (sardina, trucha, atún, caballa, salmón,).
Cocine con poco aceite (oliva, girasol o maíz). Evite en lo posible los fritos y guisos. Preferible a la plancha o a la brasa. Retire la grasa visible de la carne antes de cocinarla.
Puede utilizar todo tipo de condimentos. La sal, con moderación.
Evite el consumo de alcohol. Es desaconsejable en pacientes con sobrepeso, mujeres embarazadas y pacientes con hipertrigliceridemia.

Si usted tiene colesterol alto, su médico puede prescribir medicamentos además de los cambios de estilo de vida.

Descargar Folleto

Write a comment:

*

Your email address will not be published.