La enfermedad de Chagas es trasmitida por la vinchuca, un insecto que produce el 85% de los casos que existen en nuestro país. El insecto es el portador de un parásito llamado tripanosoma cruzi que penetra al torrente sanguíneo a través de lastimaduras que se provocan por el rascado y apertura de los poros, cuando el insecto defeca sobre la picadura que él mismo ha realizado para alimentarse. Es un insecto que vive estrictamente dentro del domicilio o en los alrededores de él, en casas precarias y se lo relaciona directamente con la pobreza. En Argentina habría 7.300.000 personas expuestas a ésta, la mayor endemia de la Argentina; mientras que mas de un millón y medio de personas se encuentran infectadas.
Las provincias del norte y del noroeste del país son las mas afectadas, pero a partir de esas regiones se ha ido extendiendo a otras zonas, transportadas por la misma gente en valijas y otros bultos. Además el Chagas se encuentra en aquellas zonas del país donde hay vinchucas, pero los movimientos migratorios han generado un aumento de infectados en lugares donde no se encuentra el insecto. Por eso sólo hay vinchucas en algunas provincias, pero la enfermedad de Chagas existe en todo el país.
En las zonas rurales, donde la enfermedad de Chagas es endémica esta enfermedad se adquiere normalmente por la llamada vía vectorial, ya que es el insecto vector o vinchuca quien lo transmite. En las ciudades, sin embargo, el T. cruzi se transmite principalmente por por la vía congénita o transplacentaria y por transfusión de sangre contaminada, responsables del 15% de los casos
Hay modos de transmisión menos frecuentes como las secundarias a trasplantes de órganos, accidentes de laboratorio por manipulación de muestras contaminadas con el parásito, e ingestión de alimentos contaminados con vinchucas infectadas o sus deposiciones.
La transmisión vertical, intraútero o intraparto, DE MADRE A HIJO, se estima aproximadamente entre un 1 y un 10% . Es la principal vía de adquisición de la infección por Tripanosoma Cruzi en niños menores de un año.
El diagnóstico precoz de la embarazada con serología de Chagas positiva, es de importancia para la detección de los casos de transmisión materno-fetal poder realizar el
seguimiento de la curva serológica en el recién nacido y su primer año de vida y realizar diagnóstico y tratamiento
Se considera que el Chagas no se trasmite a través de la leche materna, excepto que existan Chagas, pezones agrietados o si hay sangre en la leche de la madre.
La enfermedad de Chagas no se transmite de persona a persona como el resfriado o la gripe, ni se transmite a través del contacto sexual
Las provincias argentinas se clasifican en : alto, mediano y bajo riesgo según el número de vectores existentes en la zona:
Situación de alto riesgo para la transmisión vectorial se presenta en: las provincias de Chaco, Formosa, Salta, Santiago del Estero, San Juan y Mendoza presentan una re-emergencia de la transmisión vectorial de Chagas debido a un aumento de la infestación domiciliaria y a una alta seroprevalencia en grupos vulnerables.
Situación de riesgo moderado para la transmisión vectorial: se da en las provincias de Catamarca, Córdoba, Corrientes, La Rioja, San Luis y Tucumán, muestran una situación de riesgo intermedio con un índice de re-infestación mayor al 5% en algunos departamentos, e insuficiente cobertura de vigilancia en algunos casos.
Situación de bajo riesgo para la transmisión vectorial se presenta en las provincias de Misiones y Santa. Las provincias de Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, Neuquén y Río Negro lograron recertificar la interrupción de la transmisión vectorial.
La situación de riesgo universal, se da en las provincias, por el riesgo de transmisión congénita derivado de las migraciones internas e internacionales de países vecinos con elevada enfermedad de Chagas endémica

Descargar Preguntas Frecuentes

Descargar Material Adicional

Write a comment:

*

Your email address will not be published.