El cáncer de cuello uterino es una enfermedad por la cual se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del cuello uterino.
El cáncer es una enfermedad en la cual las células del cuerpo comienzan a multiplicarse sin control, si estas células se originan en el cuello del útero, se denomina cáncer de cuello uterino o de cervix.
El cuello uterino, es la parte más baja y estrecha que sirve de entrada al útero o matriz, y conecta la parte superior del útero con la vagina (vía del parto). Antes de que el cáncer aparezca, las células del cuello uterino atraviesan cambios llamados displasias: se trata de células que no son normales que empiezan a aparecer en el tejido. Esas células displásicas se transformaran lentamente en cancerosas y comienzan a crecer y diseminarse más profundamente en el cuello uterino y las áreas cercanas.
El cáncer de cervix generalmente evoluciona lentamente con el paso del tiempo.
Se trata de un tipo de cáncer altamente prevenible debido a que se dispone de pruebas para su detección (PAPANICOLAU), de una vacuna para prevenir infecciones por el papiloma humano (VPH) que lo provoca y es un cáncer que evoluciona muy lentamente.
Cuando el cáncer de cuello uterino se detecta en etapas iniciales, sus posibilidades de tratamiento son muy altas y se asocia a una larga supervivencia y buena calidad de vida.
Esto facilita la vigilancia epidemiológica y el desarrollo de alternativas de inmunización para evitar el contagio de HPV, el principal responsable del desarrollo de cáncer de cuello de útero.
Ahora existe la oportunidad para un control seguro del cáncer de cuello de útero, a través de una estrategia dual que comprende prevención primaria y secundaria

CAUSALES DEL CANCER DE CUELLO UTERINO
El cáncer de cuello de útero representa uno de los pocos cánceres comunes en los cuales se ha identificado un agente causal específico:
Está causado por algunos tipos de virus, llamados HPV (Virus de Papiloma Humano).
El HPV es un virus muy común que se transmite con mucha facilidad sexualmente. En la mayoría de los casos, el virus desaparece solo, pero si la infección persiste, puede producir lesiones que con los años pueden convertirse en cáncer.
Pueden pasar hasta 10 años antes de que las lesiones precancerosas se conviertan en cáncer, por este motivo este cáncer se puede prevenir.
Más de 40 tipos de VPH se transmiten sexualmente y la infección puede asentar en la región de los genitales, del ano o de la boca.
Algunos tipos de VPH que se transmiten sexualmente causan cáncer cervical y otros tipos de cáncer a este tipo se los denomina VPH de alto riesgo, o carcinogénicos. Otros tipos de VPH que se transmiten sexualmente parecen no causar cáncer y se llaman VPH de bajo riesgo.
La infección del cuello uterino por el virus del papiloma humano (VPH) es la causa más común del cáncer de cuello uterino. No obstante, no todas las mujeres con infección por el VPH padecerán de cáncer de cuello uterino, al contrario sólo un porcentaje muy pequeño de mujeres infectadas con VPH sin tratamiento llegan a padecer cáncer cervical., pero las estadísticas muestran que las mujeres que no se someten a PAP para detectar el VPH o células anormales en el cuello uterino tienen mayor riesgo de padecer de cáncer de cuello uterino.
Factores de riesgo
Un factor de riesgo es algo que puede aumentar la posibilidad de que una enfermedad se presente. El cáncer en el cuello uterino está estrechamente vinculado con :
La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es el principal factor de riesgo del cáncer de cuello uterino **
ciertos comportamientos sexuales, tales como las relaciones sexuales a tener múltiples compañeros sexuales
desórdenes inmunosupresivos tales como el HIV/SIDA
no hacerse exámenes del Papanicolau regularmente
Dar a luz a muchos niños.
Mantener la primera relación sexual a una edad temprana.
Fumar cigarrillos.
Usar anticonceptivos orales
. **La infección por el VPH puede aparecer en las áreas genitales masculinas y femeninas que estén cubiertas o protegidas con un condón de látex, así como en las que no estén cubiertas. Aunque se desconoce la manera en que los condones previenen las infecciones por el VPH, el uso de condones se ha asociado a una tasa más baja de cáncer de cuello uterino.

Vacune a su hija contra el VPH
Existen dos vacunas contra el VPH para proteger a las mujeres contra los tipos de VPH que causan la mayoría de los cánceres de cuello uterino, de vagina y de vulva. Ambas vacunas están recomendadas para niñas de 11 a 12 años.
Está indicada para la prevención de lesiones genitales precancerosas (cervicales, vulvares y vaginales) y cáncer cervical relacionados causalmente con ciertos tipos oncogénicos del VPH. También está indicada para la prevención de verrugas genitales externas (condiloma acuminado) relacionadas.
La vacuna previene contra la infección del papiloma virus (HPV) tipo 16 y 18 que causa el 70 por ciento de los cánceres de cuello de útero, y los tipos 6 y 11 que causan el 90 por ciento de las verrugas genitales
El esquema de inmunización será de TRES (3) dosis al inicio CERO (0), al mes o DOS (2) meses de la primera dosis y a los SEIS (6) meses de la primera dosis. Se recomienda aplicar las tres dosis de la vacuna.
Es importante tener en cuenta que aunque la mujer se haya vacunado contra el VPH se debe hacer las pruebas habituales de Papanicolaou para la detección del cáncer de cuello uterino.
La vacuna no será efectiva, si la infección está ya presente.

Tumores del cuello uterino
Los tumores en el cuello del útero pueden ser benignos o malignos.
Los tumores benignos no son cancerosos
Tumores benignos (pólipos, quistes o verrugas genitales):
rara vez son una amenaza para la vida
no invaden los tejidos de su derredor
Tumores malignos (cáncer cervical):
algunas veces pueden poner la vida en peligro
pueden invadir los tejidos y órganos cercanos
pueden diseminarse a otras partes del cuerpo
LAS MUJERES PUEDEN PREVENIR EL CANCER DEL CUELLO UTERINO LO UNICO NECESARIO ES HACERSE REGULARMENTE LAS PRUEBAS DE PAPANICOLAOU
Síntomas
Las lesiones precancerosas y el cáncer en sus estadios tempranos generalmente no producen síntomas, pero en cualquiera de en estos estadíos con PAP anuales pueden detectarse en forma precoz,células anormales.
EL PRONOSTICO O POSIBILIDAD DE RECUPERACION ES MEJOR CUANDO EL CANCER SE ENCUENTRA TEMPRANO
Detección y diagnóstico
LA PRUEBA DE PAPANICOLAOU Y LA COLPOSCOPÍA (COLPO+PAP), SON PARTES IMPORTANTES DEL CUIDADO RUTINARIO DE LA SALUD DE UNA MUJER, YA QUE CON ELLOS SE PUEDEN DETECTAR ANOMALÍAS QUE PUEDEN CONDUCIR A UN CÁNCER INVASOR DEL CÉRVIX.ESTAS ANOMALÍAS PUEDEN SER TRATADAS ANTES DE QUE EL CÁNCER SE PRESENTE.
LA MAYORÍA DE LOS CÁNCERES INVASORES DEL CÉRVIX SE PUEDEN PREVENIR SI LAS MUJERES SE HACEN PRUEBAS DE PAPANICOLAOU CON REGULARIDAD
Prueba de Papanicolaou: es una forma de examinar las células que se recogen del cérvix (el extremo inferior del cuello del útero) en busca de anomalías en las células que pudieran producir cáncer. También se pueden encontrar estados no cancerosos, como infecciones e inflamación.
En el examen de Papanicolau, el médico raspa suavemente el cuello uterino y hace un frotis de las células usando una escobilla con algodón para tomar una muestra . Después de tomarse las células, la muestra se coloca en un portaobjetos y se examina en un microscopio para ver si hay señas de cáncer
La mujer debe realizar este examen cuando no esté menstruando, el tiempo mejor indicado es entre los 10 días y 20 días después del primer día de menstruación. También se indica que debe evitarse el uso de la ducha vaginal, las espumas, cremas o jaleas vaginales (excepto las indicadas por el médico) por lo menos 2 días antes del examen, porque esto puede desvanecer o esconder cualquier célula anormal.
Se recomienda que las mujeres comiencen a realizar la prueba de PAP o papanicolau entre los 21 y 25 años.
La detección de las lesiones precursoras del cáncer cervical entre los 35 y 64 años mediante el PAP convencional, realizado en forma sistemática reduce la incidencia del cáncer cervical en un 80% o más.
Se recomienda luego de los 2 primeros PAP anuales negativos realizar un PAP cada 3 años.
El médico puede ayudar a determinar con el historial personal y familiar,con qué frecuencia se deberán hacer esta prueba.
La primera prueba se deberá hacer alrededor de 3 años después de haber empezado a tener relaciones sexuales, o al cumplir 21 años de edad, y a esta edad aún cuando no hayan tenido relaciones sexuales las mujeres deben hacerse la prueba.
-Las mujeres entre 65 y 70 años que han recibido resultados normales en al menos 3 pruebas de Papanicolaou y que no han recibido resultados anormales en los últimos 10 años, pueden optar por suspender las pruebas de Papanicolaou tras consultar con su médico.
-Las mujeres que han tenido una histerectomía (cirugía para extraer el útero y el cerviz) no necesitan hacerse la prueba de Papanicolaou, a menos que la cirugía se haya llevado a cabo para tratar una afección precancerosa o cancerosa.
-Las mujeres que se han vacunado contra el VPH necesitan hacerse todavía pruebas de Papanicolaou, ya que continúan siendo esenciales para la detección de cánceres cervicales y cambios precancerosos.
-Si la prueba de Papanicolaou detecta una anomalía, es posible que sea necesario realizar pruebas adicionales o administrar algún tratamiento.
Exámen pélvico: el médico palpa el útero (matriz), la vagina, los ovarios, las trompas de Falopio, la vejiga y el recto, con el propósito de buscar cualquier anomalía en su forma o tamaño. Durante el examen pélvico, se utiliza un instrumento llamado espéculo para ensanchar la vagina y poder ver la parte superior de la vagina y el cérvix o cuello uterino.
Colposcopía: procedimiento mediante el cual se usa un colposcopio(un instrumento con aumento y luz) para determinar si hay áreas anormales en la vagina o el cuello uterino. Se pueden extraer muestras de tejido para observarlas bajo un microscopio y determinar si hay signos de enfermedad
Biopsia: si se encuentran células anormales en una prueba de PAP, el médico puede realizar una biopsia. Se toma una muestra y se la observe bajo un microscopio y determina si hay signos de cáncer. Puede ser necesario practicar (extracción de una muestra más grande de tejido cervical, en forma de cono llamada, una biopsia de cono cervical
Prueba del virus del papiloma humano (VPH):prueba de laboratorio que se usa para determinar si hay ciertos tipos de infección por el VPH. Se recogen células del cuello uterino y se revisan para determinar si la causa de una infección es un tipo de virus del papiloma humano que se relaciona con el cáncer de cuello uterino. Esta prueba se puede hacer si los resultados de un frotis de PAP muestran ciertas células anormales en el cuello uterino.
Legrado endocervical: procedimiento mediante el cual se recogen células o tejidos del canal del cuello uterino mediante una cureta (instrumento en forma de cuchara con un borde cortante). Se pueden extraer muestras de tejido y observarlas bajo un microscopio para determinar si hay signos de cáncer

Diferentes Etapas:
En las primeras etapas del cáncer en el cuello uterino, puede que los síntomas pasen desapercibidos o no los haya, pero en etapas mas avanzadas, el cáncer de cuello puede causar:
Manchado o sangrado vaginal anormal
Flujo vaginal inusual
Dolor pélvico.
Dolor durante las relaciones sexuales
(Otras afecciones pueden ocasionar los mismos síntomas. Se debe consultar con un médico si se presenta cualquiera de estos problemas)

Recuerde
La mayoría de los cánceres del cuello uterino pueden prevenirse. Encontrar temprano cambios anormales en las células con una prueba de Papanicolaou puede salvarle la vida.
Consulte a un ginecólogo y hágase una prueba de Papanicolaou. Pregúntele a su doctor con cuánta frecuencia usted se debe hacer la prueba.
El HPV es un virus que puede causar cáncer del cuello uterino.
Casi todas las mujeres que han tenido sexo tendrán HPV en algún momento de sus vidas, pero muy pocas mujeres padecerán de cáncer del cuello uterino.
La mayoría de las infecciones con HPV desaparecen sin causar cambios en el cuello uterino. El HPV no causa síntomas y no puede ser tratado. Sin embargo, los cambios en las células del cuello uterino que puede causar el HPV pueden ser tratados.
El HPV que no desaparece por muchos años puede causar cáncer del cuello uterino
Si la mujer tiene alguno de estos problemas debe de consultar con su médico inmediatamente. Estos síntomas pueden indicar una serie de condiciones, así que es crítico un diagnostico correcto.
Los diferentes exámenes y resultados, determinaran desde un tratamiento expectante de control únicamente a decenas de diferentes procedimientos terapéuticos, que tenderán a ofrecer a la mujer una mejor oportunidad de tratamiento con la menor morbilidad, una buena calidad de vida y una larga supervivencia

Descargar Folleto

Write a comment:

*

Your email address will not be published.